martes, 20 de mayo de 2008

El mito de Sísifo III

"Sueños, al costado de mi flujo sangíneo" E. de Santiago. Mixta sobre tela 140 x 100 cms.
Obra recién terminada, que me ha dejado un grato sabor, ya que es mi vuelta a un punto interrumpido, donde las pinceladas, me vuelven a ser tan familiares. Esta nunca será expuesta, salvo aquí, será enrollada como otras tantas. Mi próxima tarea, concluir mi instalación y un lienzo de 11 metros (frágiles transitos bajo las espirales) Donde los invito para el 3 de Agosto a ser expuesta, en la Galería Posada del Corregidor. Para después viajar al año siguiente a México.



Adentro,
una letanía desplazada de su centro,
afuera,
la ciudad sigue la ascensión,
como inmutables en su carnaval de bovinos atormentados,
cruzando las aceras que grises se conjugan
con el cielo gris,
como los trajes,
y las miradas presas de lo cotidiano,
Shambalha sepultada en una esquina en blanco y negro,
bajo surcos dejados por tantas vidas,
huyendo de licaones pictus al galope,
canidos de presa,
y chasquidos tras nuestros zapatos,
entonces corremos a la emboscada,
uno será el elegido,
para engrosar las cifras de la cesantía,
y colocarse como el siguiente, en una feria de sarcasmos,
sentados sobre el oro que robó Almagro,
y la Barrick Gold Corporation.

Desdichas otoñales,
llego al fin de la jornada, a mi cima auto impuesta,
sobrevivir,
sin saber mañana,
cuando ruedan los peñascos,
el mío y el de mis vecinos,
mientras atisbo tus ojos,
que portan la clemencia,
una hipérbole de dulces deseos,
que desova sus caricias para espantar el futuro,
ese, en un macizo nudo de seniles,
hijos de un oráculo de crótalos,
arrimados siempre al camino amurallado,
donde espero una salida,
un bufón colgado de su gorra en una puerta,
que diga por este lado,
y una puerta de libélulas,
antes de la dirección obligada,
que lleva a un callejón sin salida,
donde nadie se exime.
Para que llegue la hora de escaldar los sueños,
una suerte de fototropismo negativo para hundirse en el miasma,
la escala obligada de aquellos que pagan sus contribuciones,
sin tener retribución alguna,
habiendo perdido el lenguaje de los pumas,
con su forma ahogada en el progreso,
y su libertad extinta,
¿Te suena familiar?
¿A que hora sales mañana?
¿a que hora vuelves?
Dime si sabes el día en que la nebulosa se abraza a las alas de la luciérnaga,
por dentro del diseño me refiero,
hermanas en la luz,
y en cada ciclo del nitrógeno,
esperando posarse en los escritos paradójicos,
de una sabia anciana de Illapel,
mi abuela,
con su carga herbácea,
sabedora del orgasmo de los pistilos,
y de la hora en que ama la gallina,
para invocarla en su discurso secreto,
con su tono taciturno,
mientras con sus dedos arremolinaba mi pelo,
una suerte de menuda espiral logarítmica,
mientras mis ojos se expandían.

15 comentarios:

La Palo-ma dijo...

Mientras mis ojos se expandían, me dejó tremenda imagen, me excité genial.


Y adoré el flujo sanguíneo... Lo que no alcanzo a ver es lo de la esquina superior derecha

¿Qué es?


Cariños Amigo!


(p+)

Anónimo dijo...

Un bello poema, amigo, y siguiendo muy bien la línea y continuidad de los anteriores.
Tus ojos siempre están en expansión
Un abrazo
Marcela

Poesía de E. de Santiago dijo...

Paloma. Gracias por tus palabras, y bueno lo de la parte superior es un portal onírico, con dos huesos en su interior (femures)
Un abrazo

Marcela: Bueno, la ideas es siempre expandir la mirada, sobre todo la del alma.
Un abrazo para ti y para tu amore

Francisca dijo...

Enrique: eres un creador incesante, sabía que tus obras volverían, y con que belleza.
Me alegro por ti, espero que venga la cuarta parte, y nuevas pinturas. Esta poesía está más intima, me gusto tanto como las otras. A pesar de que viene sin advertencias, eso está claro.
Un abrazo para ti.
Cuidate

Isidora dijo...

Gracias por tu comentario, E. No recibo mucho feedback, así que bienvenido...nos vemos!
Isidora.

Anónimo dijo...

Un abrazo compadre, y todo muy bien con tu poesía, me ha gustado cada parte, siendo dificil, tener una preferencia.
¿Las escribiste todas juntas?
Un abrazo
Pedro

Graciela dijo...

Muy buena toda esta serie de obras. "Ictus" me encanta.
Una pregunta, porqué dices que nunca será expuesta? Lo decides de antemano o lo supones?
Uno nunca sabe realmente cuál será el destino de cada obra, salvo alguna que decidamos guardar para nosotros y no venderla...pero no exponerla nunca...me sorprendes...
Saludos,
Graciela.

Poesía de E. de Santiago dijo...

Francisca. Ciertamente, yo también sabía que volverían a mi mente. y en este instante, estoy dando rienda suelta, a eso contenido.
Gracias por tu visita

Isidora: Bueno, nos seguiremos viendo, te agradezco tu visita.
Un abrazo

Pedro: Me da gusto que te hayan sonado bien, bueno, cada poesma, se construye por partes, a medida que va saliendo, los voy subiendo, aunque han salido dos mas, pero debo esperar que estos sean digeridos, pero pienso que da para mucho.
saludos amigo.

Graciela: bueno siempre es alentadora tu visita, y con respectoa lo que me preguntas, lo que pasa es que poseo infinidad de obras, y está claro, que muchas, sobre todo las que no pertenecen a series, o proyectos, quedan como en el aire, y entonces las guardo, y de esas tengo muchas, algunas incluso sin fotografiar, de esto me han dicho que soy muy prolífico, y es que en realidad, crear para mi es como respirar.
Un abrazo allende de los Andes.

el escríba dijo...

Me gustaría ver sus cuadros,pero no me pilla de camino. salud!

Anónimo dijo...

Un muy buen poema, he estado medio lejos, pero siempre volviendo
Un abrazo
Antonio

Nacho Epuñan dijo...

Maravilloso, tanto el cuadro como la poesía.

siempre me alegro de leerte....
y en tus palabras evidenciarme libre...

como la libertad en la que expones tu carne surreal.

nos leemos amigo, abrazos

Poesía de E. de Santiago dijo...

Escriba: Bueno a falta de tiempo después ver link a la derecha

Antonio: Siempre eres bienvenido, que bueno que estés de vuelta.
Un abrazo

Nacho: Gracias por tu adjetivo, nos seguimos viendo.

Bego Pessis dijo...

Enrique.. no había leído la tercera parte de la saga jajaja.. y de nuvo me pasó lo que me sucede con algunos poemas... me emocionan de manera irracional!... eso es lo que me gusta de los versos, se comunican con el inconciente en códigos que me son vedados...por eso no peudo escribir poesía...me abruma.... la prosa, en cambio, es mucho más racional y remueve las neuronas y no las entrañas..

Besos!!!!
Bego

Poetiza dijo...

Bello poema y hermosa obra, pase a leer y te dejo un saludo.

Monica Alvarez dijo...

Hola E. de Santiago:
en un poema algo desesperanzado me alegra que tu abuela arremolinara tu pelo,me gusta ese gesto tan humano,táctil,que solo los que a uno lo quieren,lo hacen.
Bien por tu arte pictórico,me alegra que sigas exponiendo en Chile y fuera del país puesto que tienes calidad.
Un abrazo