martes, 6 de mayo de 2008

Jorge Giusti, el amor y la contemplación

E. de Santiago, Jorge Giusti, Ronnie Muñoz.


Ayer Lunes 5 de Mayo, tuve el honor de participar y presentar el libro "Reminiscencias en Abril" de mi buen amigo y poeta Jorge Giusti, en la sala Ercilla de la Biblioteca Nacional, donde compartí este privilegio, con Ronnie Muñoz, también poeta, ensayista y Presidente de la comisión de Cultura del Colegio de Periodistas de Chile, quien por lo demás es otro gran amigo.
Pero debo referirme al libro, que como bien decía ayer: Cada libro es el rastro, que los hombres que escriben, van dejando a las generaciones venideras. Y me detengo en esto y lo subrayo, ya que yo soy poeta por ustedes, anteriores poetas, por ti, Jorge, Ronnie, Armando, Pablo, Teofilo, Vicente, y tantos cientos de vates, e insignes escritores. Y me siento un privilegiado y agradecido de la vida, por conocerlos, por leerlos, hablar, compartir con ustedes, en este, el transito heroico de la poesía.
Más aún, que en este libro se ha volcado la capacidad inmedible de amar que tiene el poeta, y mayormente cuando esta, su convicción, se muestra con una voluntad ignota y sempiterna, ante la mirada de nosotros, que leemos las páginas sin poder dejar de esbozar una sonrisa de fe, y eso sucede por lo que palpamos en cada verso, en cada recoveco del papel y de la tinta, asoma el amor épico para Cathy, la musa eterna que se aloja insistente en tu bella métrica, y que revela ante nuestros ojos el piélago inmenso de lo esencial del ser humano. Por eso este libro es una verdad urgente para nuestros días, cuando se piensa que el amor es anacrónico, y donde solo rige el imperio de la superficialidad.
"Reminiscencias en Abril" Es una hermosa partitura que a partir de la memorabilia, reafirma lo que habita en el alma del poeta: Su vida y un largo trajín (por su trabajo en Org. internacionales), su Buenos Aires natal, sus viajes interminables, cual Odiseo, que viéndose circunstancialmente separado de su amada, exhibe su nostálgico recuerdo. Su ir y venir en estos periplos, sus reencuentros frondosos de afecto y pasión. El libro es la sabiduría del poeta, el contemplativo que escudriña, en lo mundano, en lo simple, que a la larga se convierte en la complejidad del aleteo de un colibrí, o el zigzaguear de la hormiga, al igual que Maurice Maeterlink, Jorge se asombra, y de lo imperceptible, es entonces que alza ante nuestros ojos, la arquitectura divina que la contiene. Y no conforme, nombra además con certeza lo invisible que la sostiene: El amor. Una mujer y un hombre, unidos para siempre.

Solo queda invitar a recorrer este rastro, y para eso, un poema de Jorge Giusti, donde principia la gloriosa longitud de esta huella:

Serenas manos mías

Serenas manos mías que transitan tus líneas,
Cathy.

Que con sabia dulzura te esculpen día a día.

Que sin pausa te ofrendan sus no olvidados vuelos.Interminables manos que cobijan tus blancas
columnas. Tus alturas.

Inagotables aves que aposentan sus cantos
en las mansas cavernas de tus asombros.

Serenas manos mías, antiguas de amor,
Cathy.


En la fría mañana otoñal de jueves 24 de mayo, 2007




Vista de la Sala Ercilla en la Biblioteca Nacional

6 comentarios:

Francisca dijo...

Que importante eso que dices Enrique, sobre lo anacrónico del amor, en los tiempos que corren, y que al parecer fuera solo un viejo recuerdo, pero es claro que ustedes poetas, aún saben mostrarlo al mundo
Un abrazo profundo para ti.

Anónimo dijo...

Mi querido amigo, que bien te veías de chaqueta, bueno ya una vez te vi así (Y con corbata). Pero tu presentación fue notable, y comentario obligado, en el coctel. Bien por Jorge Giusti,una bella persona.
Un abrazo amigo
Marcela

Patricia dijo...

La poesía hace más cálido este
mundo... definitivamente.
Precioso poema de Jorge Giusti... le seguiremos el rastro.

Un fortísimo abrazo Enrique

Poesía de E. de Santiago dijo...

Francisca: Es cierto y lo sostengo el amour, es algo raro en nuestros días, me refiero al "amor" no al deseo, en esto insisto, la humanidad ha perdido su brújula
Un abrazo

Marcela: Amiga mía, bueno durante mucho tiempo porté ropa de caballero, ja,ja. Y lamento que pronto lo volveré a hacer, gracias por tus palabras.

Patricia: Bueno en realidad este libro es una joya que emana amor por todas sus páginas, y además con una muy buena y cuidada poesía. Nos vemos mañana, ahí conversaremos de lo humano y lo divino

Anónimo dijo...

Poeta: Que bueno, verte ahí, me aprece muy bueno lo que escribiste, y se agradece compartir además a otros poetas
Antonio

Anónimo dijo...

Querido amigo, muchísimas gracias por tu excelente artículo.No te contesté antes por mi supina ignorancia respecto a blogs. Gracias a Cathy, quien además recibió tus instrucciones aprendí! Tu presentación estuvo fantástica. Tienes una gran capacidad de trabajo y eficiencia, para prepararte y para escribir el blog. Un gran abrazo!
Jorge Giusti.